Visita nuestra web

Un sábado tarde-noche en Madrid

Después del bocata de calamares en la plaza Mayor tocaba caminar un poco para "bajarlo", asi que recorrimos algunas calles y sitios típicos madrileños, como la Puerta del Sol, la plaza de Oriente con el Palacio Real, la Almudena... y poco más porque una vez más se nos pasó la tarde volando entre risas y charlas.


Pero después, empezó para mi la mejor parte del viaje, nuestra particular "fiesta del pijama" en el que hubo intercambio de regalitos para conmemorar el encuentro.


Se trataba de que cada una haciamos un detalle para meterlo en un saquito y luego los ibamos sacando al azar y así obtendriamos cada una un recuerdo de este fin de semana que de todos modos sera inolvidable.


De esta manera, a mi me tocó el que hizo Loly

Un mini-biscornú bordado 1/1 que gracias a que ya son muchas las que lo han bordado, se está convirtiendo en un emblema.


Curiosamente, el azar quisó que a ella le tocará el detalle que habia preparado yo.

También un mini-biscornú bordado en lino, y un pinkeep con una angelito bordado y bordando.







Por otro lado he de decir, que aunque habiamos acordado que esto sería todo, en este sentido fuimos muy poco cumplidoras, ya que todas llevabamos alguna sorpresilla más en la recámara.

Así que yo me vine para casa con:
Una libretita para el bolso de parte de mi amiga Anna.


Bisuterías varias de parte de Teresa.



Y el "super-hiper-mega" bolso para labores de Maryloly. Que como veis es una verdadera obra de arte, porque se mire por donde se mire es divino en cada uno de sus detalles, y claro, no fue solo el mío, es que habia siete iguales pero unicos a la vez.

Os imaginais la cantidad de pantalones vaqueros que ha tenido que destrozar esta mujer para poner tanto bolsillo?, o la cantidad de botones que ha cosido? Y las muñecas festoneadas?
Vamos, un lujo, tener un bolso así. Con lo que a mi me gustan...
También hay que agradecerle a su marido por la paciencia y las ganas puestas en cortar y pintar siete pares de asas de madera para los bolsos.

Por si fuera poco, estaban rellenos de chuches de chocolate, que ya no llegaron a ser fotografiados...



Para que todas tuvieran un recuerdo mío de este fin de semana preparé para ellas estas bandejitas de decoupage con unos caramelos típicos de León, que sé que les encantan.






Pero a la que más había que mimar era a nuestra futura mami, Loly. Así que hice este baberito para su "alubia", aun muy pequeñita.


Tanto el bordado como la confección y por supuesto, la tarjeta son todo "Mar de Hilos".

Pero la noche aun no había acabado.










1 comentario:

Loly dijo...

yo he tenido la suerte de recibir uno de esos platitos de docoupage que Mar hizo, y tanbien de saborear los ricos caramelos que venian acompañando. gracias wapa¡¡¡¡ guardadito lo tengo(los caramelos no claro..ya esos no existen jajajajajja)